Archive for August, 2008

Entradas agotadas y Gobernador de Mendoza

Sunday, August 31st, 2008

Aquí estamos en Mendoza con Loly ajustando los ultimos detalles para la próxima Conven. La expectativa está por las nubes y ya no falta casi nada. La inscripción ya está cerrada y ya empezamos a informar que no hay más lugar… lo cual no nos genera muchos amigos…, ja, pero no se por qué la gente espera a ultimo momento para inscribirse.
Una intimidad de la oficina de este semana es que me causó mucha gracia cómo quienes atendían el telefono más o menos le pedían analisis de orina a cada uno que llamaba para asegurarse que venía con las motivaciones correctas. Me di cuenta escuchando, que si lo primero qué decían del otro lado del tubo era la palabra “concierto”, automaticamente lo empezaban a convencer de que no vinieran, ja. Hasta escuché a Loly llamar a un pastor que había enviado una lista de inscriptos que ya habían pagado su entrada para decirle que le devolvíamos el dinero por dos de los inscriptos porque no nos sonaba que eran en verdad líderes de jóvenes (y si le devolvimos el dinero y los “desuscribimos”).

Ayer volé a Mendoza con tanta anticipación porque en realidad vine a primero a predicar en una reunión de jóvenes bautistas de toda la ciudad. La reunión estuvo bien aunque a mi gusto un tanto larga y me dieron el microfono bastante tarde cuando algunos ya se tenían que ir porque se quedaban sin transporte público y eso me distrajo un poco (porque ni bien comencé un grupo grande de gente emepezó a salir, ja). Igual la culpa no fue tanto de los organizadores porque de sorpresa vino el Gobernador y eso llevó un largo tiempo al comienzo del evento. Especificamente el gobernador vino a entregarme un reconocimiento llamado: “Embajador Cultural de la juventud”… el cual recibí sorprendido porque no me lo esperaba. Primero habló de la importancia de la fe en la juventud y luego me dieron ese diploma que fue recibido muy calurosamente por los jóvenes presentes.
Cuando estas cosas me suceden, dejenme confesar en mi blog que me hacen sonreir y pensar que efectivamente Dios tiene sentido del humor. Hace solo unos años atrás si alguien hubiera dicho que un día un Gobernador me iba a dar un premio cultural todos se hubieran reido. Yo siempre fuí el prototipo del adolescente rebelde anárquico y jamás el modelo del adolescente cristiano. Pero Dios me llamó y yo respondí y eso hace una enorme diferencia. Por eso también hacemos la Convención: Soñamos con una juventud que tomada de la mano de Dios haga una diferencia en la cultura y tenga que ser reconocida por la sociedad secular.