Archive for December, 2010

La Biblia: Revelación que oxigena la fe

Friday, December 10th, 2010

Josué 1:8 fue uno de los primeros versículos que aprendí de memoria y si que puedo dar testimonio de cómo ha funcionado en mi vida. Dejarlo exhalar de mi memoria me refresca las ganas de seguir aprendiendo de la revelación divina. Moisés, ese viejo libertador que sabía que dejaba al pueblo de Dios ante una nueva aventura, quería animar al nuevo líder y a la nueva generación y escribe de parte de Dios un consejo que no pudo ser más certero: “Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.”

Cuánta razón. En las leyes del Señor tenemos la verdadera garantía del éxito. No un éxito aparente, efímero y superficial acorde a los cánones de la sociedad de consumo sino uno real, espiritual, integral y hasta eterno.

La Biblia es la mejor herramienta de evangelización. La mejor herramienta de discipulado y la mejor herramienta que Dios nos dejó para nuestro propio crecimiento.

Es la palabra de Dios lo que inhala fe en nuestro interior La necesitamos para tener éxito en nuestras relaciones interpersonales. La necesitamos para seguir creyendo y seguir confiando y la necesitamos para saber cómo decidir mejor. Por eso me da escalofrío notar que en algunos círculos la hemos cambiado por entretenimiento religioso o principios de sabiduría popular que suenan a cliché de tarjeta de “Hallmark.”
En Editorial Vida y Especialidades Juveniles creemos en la Biblia. Creemos que Dios no solo se reveló en ella sino que mediante la acción de su Espíritu se sigue revelando hoy cuando llegamos a ella buscándole a Él. Yo necesito la Biblia para oxigenar mi fe y espero que todos nuestros libros y materiales ayuden a quienes Dios ama a crear un hambre por ella.

Quizás muy pocos sepan esto de mi, pero debido a mi posición en Editorial Vida hoy soy quien está a cargo de la publicación de la mayor cantidad de Biblias en el mundo cristiano en Español y definitivamente eso es algo de lo que estoy orgulloso y considero un gran privilegio que Dios puso en mis manos.

Gracias mi Dios por tu revelación.

dsc_0457