Archive for January, 2012

Última parte de las 10 lecciones de estos 10 años.

Friday, January 20th, 2012

Estas son las ultimas 4 de 10 lecciones que quise resaltar en el 10 aniversario de Especialidades Juveniles:

7. Cuanto más conocido sea tu ministerio habrá más gente lista para criticarte o halagarte sin razón.

Hay dos riesgos inmediatos que llegan con el reconocimiento. El primero es que a mayor reconocimiento hay más posibilidades de que muchos te critiquen y esto creo que ya es de común conocimiento, pero quizás sea curioso para algunos aprender que a medida que tu ministerio se va haciendo más reconocido, no solamente recibes más criticas sino también más halagos inmerecidos y también peligrosos. Esto puede sorprender porque algunos solo se dan cuenta de lo feo de las criticas y no se dan cuenta del peligro de los halagos basados en superficialidades. ¿Cuáles son estos? la fama es un bien preciado por nuestra cultura al punto de que hoy en la TV hay gente que es famosa por ser famosa (Paris Hilton, las Kardashians y otros personajes de realities que no estamos seguros qué talentos tienen…) y esto origina que se te trate como superior solamente porque eres más “famoso” que otros ¿Qué tiene esto de peligroso? Los halagos basados en la fama te están diciendo al oído que fama es igual a éxito en el orden espiritual…y obviamente esa es una puerta abierta a la soberbia y a la comodidad espiritual que nunca es bueno tener abierta. En nuestra iglesia de hoy hay gente que cree que elocuencia o afinación es igual a unción y que fama es igual a favor de Dios y entonces habrá gente lista para alabarte por cuestiones que en nada impresionan el corazón de Dios…
Respecto a las criticas, claro que desanima ver gente que no entiende nada de lo que haces pero te condena por ocio, sentimiento de inferioridad o superioridad, por las dudas, por las deudas y porque vieron un twitt al azar y ya “conocieron” tu corazón, tu familia y tus razones ministeriales…. Para mí ha sido molesto escuchar o leer gente que me diga: Los jóvenes no necesitan más entretenimiento– cuando lo que hacemos ni siquiera es para jóvenes y es capacitación para que los líderes dejen de entretener con ratos de música o religión (porque no solo se puede entretener con música y diversión…)- o que algún idiota me diga: por que piden tanta ofrenda ustedes de la prosperidad–cuando en ninguna cabeza que me escuche o que me lea cabe enmarcarme con la teología de la prosperidad y la única ofrenda que pido en el año es en la Convención Internacional y se la entrego en vivo y en directo delante de todos a un ministerio a modo de sorpresa…por mencionar algunos casos.

Seguro, es lindo que reconozcan tu esfuerzo y como dije en la lección anterior, la fama es una herramienta que usada con sabiduría puede ser muy útil para exaltar a Cristo y edificar a la gente, pero esta lección es importante aprenderla para no dejarse ni reducir ni aumentar por los dichos de los demás. Después de todo, al único que es necesario agradar es a Cristo y a nuestra familia.

8. El ministerio sería insoportable si mi esposa no estuviera 100% comprometida con la misma misión.

No me puedo imaginar hacer lo que hago sin Valeria y esta realidad me ha enseñado todavía de manera más clara lo importante de elegir bien quién va a ser tu compañero de vida y en el caso de un líder cristiano : tu principal aliado ministerial. Decir este tipo de cosas a veces puede sonar a mero discurso políticamente correcto que siempre debemos decir… pero te aseguro que no es este el caso. No puedo destacar lo suficiente la importancia de tener sueños ministeriales compatibles con los de tu esposo o esposa para ser eficaces en el ámbito ministerial a largo plazo. Tu esposo o esposa es o será la persona que mas influencie tus decisiones y si fueras a decir: el ministerio es mi trabajo y ella se va ocupar de otra cosa, ese es un auto engaño que una y otra vez va a asomar a tu puerta como tal.
Claro que esta lección dicha así puede sonar más valida para los que todavía no se casaron que para los que ya escogieron a su aliado ministerial y esto puede ser verdad. Si todavía no te casaste tienes la ventaja de la elección, pero aun si te casaste todavía tienes la elección de trabajar en esto con tu esposo o esposa. Es fundamental para funcionar bien en el misterio que ambos compartan metas y entiendan bien el rol de uno y del otro. Lo que definitivamente no funciona es creer que el ministerio puede ser de uno y el otro ser simplemente un pasajero. Es imposible. Los roles puede ser diferentes pero ambos tienen que conducir al equipo ministerial matrimonial a donde debe llegar.

9. Los conflictos son inevitables y huir de ellos es una gran tontería.

En todo equipo de trabajo hay conflictos y un buen líder sabe darles la cara y hablar hasta que se solucionan. En muchos países de América latina reina una cultura de “no confrontación” —preferimos callar o decir que si a decir no estoy de acuerdo o decir que no–y he visto decenas de veces la cantidad de problemas extras que esto trae. Los conflictos interpersonales no se evaporan si no los confrontamos y léeme bien esto: que haya conflictos no significa que las cosas estén mal. Es normal. Las cosas se ponen mal cuando los conflictos persisten porque no son enfrentados ni tratados con madurez. Claro que a veces es incomodo hablar de lo que no estamos de acuerdo o va a ser incomodo sentar a dos personas que tienen ideas bien diferentes de cómo ejecutar una tarea pero el involucramiento del líder es vital para que el conflicto no sea una anestesia en un área donde se necesita acción. la persona y el líder madura mira a la persona con la que tiene conflicto le pregunta. cómo podemos ponernos de acuerdo. cómo podemos manejar esta tarea juntos- qué de lo que pienso o hago te hace sentir mal y cómo. En el Instituto Especialidades Juveniles enseñamos resolución de conflicto y manejo de crisis porque escapar de los problemas los suele aumentar. Si tienen alguna duda de esto miren al capitán del crucero que se hundió en las cosas de Italia. Su reacción ante el conflicto fue de pánico y escape y ahora no solo enfrenta la vergüenza de haber tomado una mala decisión marítima sino 15 años de cárcel por escaparse del conflicto cuando lo debiera haber enfrentado.

10. Vale la pena arriesgarse.

Sin riesgo no hay crecimiento. Sin riesgo me siento seguro y dependo de mi mismo, pero cuando hay riesgo…dependo de Dios. No arriesgarse puede parecer más seguro a corto plazo pero no lo es a largo. Es aburrido, previsible y de a poco te va robando la visión de por qué hacías lo que hacías y eso es siempre más peligroso que perder dinero o poner en juego tu reputación..

Claro que hay riesgos sabios, calculados y necesarios y riesgos tontos, ingenuos e innecesarios. Yo he asumido riesgos buenos y malos así que hablo de experiencia y la diferencia de uno y otro está en lo que pones en juego. No es lo mismo poner en juego algo de dinero o tu reputación que la educación de tus hijos o el sostén de tu familia. A veces la línea que diferencia ambos es delgada poro justamente ahí radica la sabiduría que es necesaria para notar la diferencia.

Advertencia final:

Está claro que en 10 años de ministerio las lecciones son muchas más de 10, pero sería egoísta no compartir algunas porque no puedo compartir todas.

Un amigo predicador me dijo hace poco que yo debería sentirme muy satisfecho porque si él se moría su ministerio se terminaba con él, pero si yo me moría mi ministerio continuaba… Me quedé pensando en sus palabras aunque más que satisfecho, me siento agradecido. Dios ha sumado mucha gente preciosa a la causa de Especialidades Juveniles. Lo que yo he hecho es unir eslabones para que muchos podamos tener ministerios más fuertes. Aún adentro de Especialidades siempre digo que EJ no es el ministerio de Lucas Leys sino que es la misión de todos los que trabajamos en esto con la misma visión ministerial y unidos en equipo. A mí el señor me dio un rol y a otros otro, pero si la visión mía o de ellos es que trabajan en “mi” ministerio, entonces vamos a tener más problemas de los necesarios y no vamos a poder avanzar todo lo que podamos. El verdadero ministerio nunca es una institución ni está solamente supeditado a una persona. Tener una marca es necesario por una cuestión de identidad y también responsabilidad, pero lo importante es la misión y eso es siempre sagrado porque nunca hay ministerio más importante que el que Dios nos llama a hacer.

10-anosej1