Archive for August, 2012

Jesús: El Mejor Líder de la Historia

Monday, August 6th, 2012

Por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de escribir varios libros pero nunca he estado tan expectante con la salida de uno de ellos como con “El Mejor Líder de la Historia”.

Al margen de interpretaciones teológicas y convicciones religiosas, no es posible argumentar en contra de que el análisis de Jesús sigue siendo de urgente vigencia.

A gusto y disgusto de muchos, Jesús ha liderado el proyecto de convivencia humana al menos de todo occidente desde que caminó por las tierras palestinas. Ya comenzado el siglo 21, la pretendida equidad entre mujeres, niños, inmigrantes, ancianos y minusválidos que hoy sigue siendo reclamada por los militantes de los derechos humanos, hace un nido perfecto en las enseñanzas del maestro nacido en Belén.

Jesús no solo se presentó a sí mismo como un maestro de religión o modelo moral como intentan definirlo algunos, ni tampoco solamente como salvador del mundo y verbo encarnado como solemos destacar los cristianos. Jesús discutió legislación, economía, nacionalismo e imperialismo, inmigración, sociología y liderazgo.

Al revisar con atención la historia humana, un hallazgo se hace inesquivable y es que Jesús es inevitable. Está en el calendario, en el génesis de la historia de Europa, en la confluencia de religiones semitas, en las carabelas que cruzaron el atlántico para descubrir el nuevo mundo, en los peregrinos que fundaron América del norte y los jesuitas que acompañaban a los buscadores de oro en las selvas del cono sur. Jesús sigue apareciendo en los discursos políticos y en los de los artistas que reciben un Oscar o Grammy por sus películas o canciones. Su persona da nombre a países y miles de ciudades. Jesús sigue siendo película y obra de teatro de Broadway. Sigue siendo canción, industria, literatura y pintura. Sigue estando en una taza de leche que recibe un huérfano, en la mano que toca a un leproso en Calcuta y la persona que visita a un anciano sin familia en un hospital público. Por buenas o malas interpretaciones, Jesús sigue apareciendo en las contiendas deportivas, las bélicas y las familiares, y los testimonios sobrenaturales de millones y millones de personas a atreves de 20 siglos.

Independientemente de creencias religiosas, Jesús fue y sigue siendo el líder más influyente de la historia humana y por eso desde la perspectiva del liderazgo es tan urgente, vigente y relevante aprender todo lo que podamos de él.

La propuesta que hace el libro:

Al mirar agudamente a Jesús desde esta perspectiva, el libro propone que hay al menos cinco dimensiones del liderazgo de Jesús que son poderosamente urgentes de analizar e implementar en el contexto de Iberoamérica. Digo “al menos” porque siempre que nos refiramos a Jesús tenemos que admitir que sus enseñanzas son inagotables. El es la fuente que nunca deja de dar agua. No podemos limitarlo. No es un objeto de estudio. Es un sujeto que no se sujeta. Un alfa que no tiene omega y una omega que no tiene alfa.

Pero nosotros siendo finitos, si necesitamos un parámetro y por eso propongo en este libro que analicemos estas 5 dimensiones o estilos de liderar:

• Liderazgo de autoridad
• Liderazgo de servicio
• Liderazgo de redención
• Liderazgo de resistencia
• Liderazgo de esperanza

El grandioso Mike Yaconelli, un líder que me enseñó mucho acerca del liderazgo de Jesús, solía decir poco tiempo antes de morir que “Jesús había arruinado su vida.” Claro que la primera vez que lo escuchábamos, todos lo mirábamos buscando qué era lo que en realidad quería decir con esa frase. Luego de tener la atención de sus oyentes de turno, explicaba: “Arruinó mi vida para darme la de Él.” Una nueva, diferente, con otros valores, menos ingenua y menos cómoda. Una que claramente divide lo que es la humanidad sin él y lo que es cuando él nace en nuestras vidas.

Por eso este libro también tiene el potencial efecto de “amenazar” el liderazgo del lector. Sí. Estas dimensiones del liderazgo de Jesús no necesariamente producen la clase de éxito que ambicionan los hombres. Que generan plenitud interior en el protagonista y beneficia a los liderados no tengo duda y por eso me entusiasma tanto haber escrito estas páginas. Pero hay un presagio que debo hacerle a todos los potenciales lectores y es que si lideramos como Jesús lideró, no siempre vamos a ser los más populares ni va a ser más fácil el camino. Jesús mismo dijo que el suyo era un camino estrecho.

— Esto es lo que están diciendo algunos líderes destacados de todo iberoamérica que pudieron darle una lectura previa antes de la salida del libro:

Perspectivas sobre El Mejor Líder de la Historia

Jesús. A Él sea toda la gloria!