Archive for October, 2013

Dios no se esconde en un templo evangélico.

Tuesday, October 8th, 2013

Hay libros de todo tipo. Buenos. Malos. Mediocres. Brillantes e Intrascendentes. Pero hay una categoría que excede esas calificaciones y es la de IMPORTANTES. En esta categoría se incluyen aquellos libros que independientemente de cuán bien escritos estén o no o cuán convincente sea su autor o atractiva su portada, tienen un mensaje preciso y lo suficientemente provocador como para cautivar la imaginación de un lector y cambiarlo para siempre.

Así calificaría al nuevo libro de Junior Zapata y aquí les va el prólogo que le hice:

pantalla_drogas

Proólogo a ELVIS, PITÁGORAS Y LA HISTORIA DE DIOS.

Este no es un libro acerca de cómo conquistar las artes y las ciencias para Cristo, sino por el contrario, este libro es para dejarse conquistar por Cristo a través de las artes y las ciencias. Es para dejarse seducir, sobornar, embelesar y sorprender por ese Dios que siempre estuvo en la historia humana como un niño jugando a las escondidas esperando ser atrapado y haciendo ruidos en su escondite porque no podía soportar la idea de no ser encontrado cuanto antes.

Dios nunca estuvo ausente. Nada nunca existió, existe o existirá sin el guiño de su consentimiento y por eso siempre ha estado eternamente presente en la historia humana. Sin Dios no habría escenario, guión, protagonistas ni narradores y por eso Copérnico, Kepler, Galileo y Locke no solo fueron guiados por su insatisfacción científica sino por el gran artista que amalgamó esos elementos en esta poli fónica y poli nómica opera llamada la historia humana.

En estas páginas Junior Zapata nos trae a la vida una reflexión que todos en algún momento nos hemos sentido tentados a hacer pero que, según la santa tradición de los guardianes del orden, no muchos nos hemos animado a explorar y es por qué hay belleza, erudición y progreso en esos ámbitos que llamamos seculares y a veces tanta oscuridad, indiferencia e ignorancia en los de aquellos que creemos conocer la luz, la vida y el camino.

Yo agradezco a Junior por este trabajo. Por hacer la pausa y el esfuerzo para adentrarse en estos bosques a buscar qué hay del otro lado. Por dejarnos ver e ilustrarnos acerca de este Dios presente e inmediato que nunca se dejó gobernar por los concilios eclesiásticos ni se limitó a amoldarse a la arquitectura de nuestros templos. “Elvis, Pitágoras y la historia de Dios” es un libro que merece ser leído con detenimiento. Escrupulosamente, con una mente despejada y un corazón amplio.

En sus letras se conjugan la subjetividad del arte y la objetividad de la ciencia con el único sujeto que también es verbo eterno y que será siempre predicado por cristianos y no cristianos sin importar si es a voluntad o sin la sospecha de que al fin al cabo, todo sucede por y para Él.

Dr. Lucas Leys
Escritor y aprendiz