¿Por qué Dios odia el pecado?

May 5th, 2015

La lectura inteligente de la Biblia no solamente regala conocimiento a nuestras mentes sino que siembra obediencia en nuestros corazones y por eso es tan vital saber muy bien por qué creemos lo que creemos.

Lo contrario de una fe anclada en lo que la Biblia nos revela genera conflictos e inconsistencias y yo me he preguntado si es por eso que tantas veces los cristianos encontramos tan complicado luchar con el pecado y dejar atrás una vida de ambiguedades morales.

Por esa razón escribí #Diferente y decidí invertir la mayor parte de los próximos meses para revisar de qué se trata la santidad bíblica con la campaña que lleva el mismo nombre. Mi intención es que más cristianos nos enamoremos del plan de Dios para nuestras vidas y abracemos las verdades biblicas que nos van a dar la fortaleza para vencer con el bien el mal (Romanos 12:21). Me preocupa el mundo que van a heredar mis hijos y la liviandad de una iglesia emocional más enamorada de lo cúltico que de los valores bíblicos y decidí hacer algo al respecto aunque no sea ni popular para los del “evangelio exitoso” que no quieren escuchar nada que tenga que ver con pecado, negación o limites, ni tampoco para los que creen que la “sana doctrina” se reduce a condenación, leyes y dogmas y no tienen la libertad del Espiritu ni la madurez intelectual para cuestionar lo que siempre han escuchado y tienen tan arraigado culturalmente.

Hace unos días estuve de pasada en un programa de TV hablando del libro y dije que Dios odiaba el pecado porque Él es bueno…. y claro, luego de que el canal repitiera ese fragmento en facebook en tono de controversia por no ser el cliché tradicional que suena usual a nuestros oídos evangelicos, muchos se pusieron a opinar obedeciendo a la consigna del post y a partir de ahi han salido algunos escritos que me acusan de aguar el evangelio, apostata, hereje, lobo y hasta…. homosexual…. ¿En serio? Increíble. Incluso alguno de los posts que he visto son copias de otros pero con firmas diferentes, demostrando la celeridad con los que algunos se animan a acusar a otros y lo popular que es hoy atacar a alguien que otros consideran popular como una manera de demostrar lo fiel que uno es a la verdad…

Lo curioso es que nadie de los que han escrito de esto han leído el libro para asegurarse de qué es lo que digo y solo se guían por ese video de 3 minutos donde por una cuestión de tiempo (y quizás porque cuando grabé eso había dormido 3 horas) no llego a decir que esa ¿redefinición? que menciono del pecado (todo lo que te lastima) viene de Ulrico Zuinglio, uno de los padres de la reforma (lo cual hace más contradictorios a muchos ataques porque varios vinieron de hermanos que se consideran “reformados”).

Para ser honesto, cada vez que digo esa frase no uso la palabra “bueno” sino “amor” y lo hago porque casi nadie que hoy me escuche decir “bueno” le va a dar el peso doctrinal que esa palabra en realidad tenía para los hebreos antiguos y por lo que Jesus aclaró en Marcos 10:18 que “bueno” habia solo uno. Quien no sabe idiomas biblicos ni demasiada doctrina escucha “bueno” y piensa bonachón, liviano, simpatico o aún “debil” y no sabe que bueno, en el sentido que Jesus le da es justamente sinonimo de justo asi que por eso entiendo la sorpresa de algunos, pero sobre todo uso “amor” en vez de bueno porque esa es la conclusión respecto a la identidad de Dios que nos da Juan el discipulo amado luego de haberle escuchado decir al verbo encarnado que el que le veía a Él, veía al padre.(Juan 14:9)

Miren este diseño que vi en twitter:

CERDUANXIAIBiS6

¿Será que lo que dice mi hermano Washer (quién hoy está recordandole a la iglesia algunas verdades que son fundamentales recordar) es realmente contrario a lo que digo? ¿Será que en algun momento yo digo algo si quiera parecido a que Dios “aprueba el pecado” o que él no odia el pecado?

Si prestan atención ahi aparece Salmos 5:5 que dice: Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.

Y luego el verso 6 dice:

6 Destruirás a los que hablan mentira;
Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová.

Pero ¿se hace doctrina de un poema sapiencial? La teología seria se hace con exegesis, investigación hermenéutica y secuencia temática. No con versículos sueltos y menos con clichés ortodoxos. Ni siquiera con frases de grandes predicadores por más admiración que les tengamos.

Claro que Dios es santo (y hay todo un capítulo en el libro respecto a eso) pero la pregunta que estaba respondiendo es ¿Por qué Dios odia el pecado? Y voy a hacer como hacía mi maestro… voy a agregar otras preguntas para responder esta:

¿Por qué Dios nos regaló la ley?

¿Qué albergaba su corazón al darle los diez mandamientos al viejo libertador de Israel?

¿Y las otras leyes? Los autores de los más respetados diccionarios bíblicos destacan que las leyes morales, rituales e higiénicas del Antiguo Testamento eran más de 600, pero

¿Dios no sabía que no iban a poder cumplirlas?

Claro que sabía. ¿Entonces lo que quiso fue condenarlos?
La nueva luz que encontramos en el Nuevo Testamento, sobre todo en Jesús, evidencia que las leyes fueron dadas por Dios para ayudarnos a vivir mejor aunque no para salvarnos.

La salvación nace en la gracia de Dios.
“Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.” (Romanos 2:8-9)

Y siempre fue así. (y una de las partes que más me gusta del libro trata de esto -Cap 7- Lectio Divina)

La ortodoxia evangelica nos ha dicho en el ultimo siglo (esto no es lo que opinaban los reformados sino que viene de John Nelson Darby y mayormente Scofield y tiene apenas más que 1 siglo) que antes de Jesús estábamos en la epoca de la ley y con Cristo comenzó la epoca de la gracia. Pero sin gracia no vamos a encontrarnos a ninguno de los heroes del Antiguo Testamento en el cielo. Dios siempre tuvo que bañar de perdón y gracia la injusticia (no bondad) de los hombres. Dios tuvo que mirar algo más que su conducta para juzgarlos y ahí es donde sus palabras directas y no poeticas a Samuel se hacen tan vitales: “El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.” (1 Samuel 16:7)

Aunque contradiga las doctrinas de laminas de facebook, la evidencia biblica es clara: Incluso la ley fue dada por Dios por amor. El quería proteger a su pueblo y aún ante el incumplimiento de la ley su gracia se hizo manifiesta en aquellos que en el confiaban pese a su imperfección (¿Qué tal David por ejemplo?). Y claro, esto se hizo todavía más evidente en Jesús.

¿Por qué vino Jesús? No vino a condenar sino a salvar (Juan 3:16 y 17). ¿Por que Dios odia el pecado? Porque anhela salvarnos y no quiere que nos perdamos una vida sin él. (Romanos 6:23)

Como digo en el video y en mucha más profundidad en el libro, Dios odia el pecado con furia porque el pecado como condición nos separa de él (Romanos 3:23) y los pecados como acciones de desobediencia nos arruinan la posibilidad maravillosa de vivir según sus planes:

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. (Efesios 2.10)